HAY

HAY es la marca danesa que nace en 2002 de la mano de Mette y Rolf Hay con la ambición de crear objetos y muebles que satisfagan las necesidades de la vida moderna. Su misión es esforzarse por hacer que un buen diseño pueda estar al alcance de la mayor parte del público. Cuentan con piezas que ya forman parte de la historia como las bandejas Kaleido, los diseños de Sowden y las sillas y bancos Palissade que forman parte de los más emblemáticos parques del mundo. En HAY se fomenta la vuelta al diseño de los muebles daneses de los años 50 y 60 pero en un contexto contemporáneo.

Leer más

HAY nace de la mano de una pareja danesa en el 2002. Mette y Rolf Hay dieron luz su marca homónima con la ambición de crear, a través de una fabricación industrial sofisticada, muebles que satisfagan las necesidades de la vida moderna. Su misión, esforzarse por hacer que un buen diseño pueda estar al alcance de la mayor audiencia posible, siempre con un atractivo internacional. HAY fomenta la vuelta al diseño de los muebles daneses de gran peso dentro de la historia del mueble de los años 50 y 60 pero en un contexto contemporáneo. En palabras de Rolf: Queremos producir muebles de alta calidad con algunos de los mejores diseñadores del mundo, a un precio asequible. En HAY no solo nos encontramos con muebles, si no con los más atractivos accesorios desde muy pocos euros y diseñados por los mejores del mundo. Podemos disfrutar de colecciones que ya forman parte de la historia como Kaleido, el puzle de bandejas con formas geométricas que desafían a probar nuevas combinaciones, o los diseños para bebidas de Sowden. Mette es la más tranquila de los dos dispuesta a hablar de cualquier tema, desde sus dos hijos hasta los desafíos de trabajar juntos. Rolf es el más energético, siempre pendiente del teléfono, aunque se relaja cuando el tema de conversación gira en torno al lado técnico del diseño y, como un verdadero empollón del diseño, el entusiasmo se hace visible. HAY se caracteriza por su inspiración en las estructuras estables de la arquitectura y la dinámica de la moda, donde consiguen combinar los valores de ambas industrias en productor eternos y de calidad que proporcionan un valor añadido a estos. Nos gusta por su constante interpretación de sus piezas eternas, porque nunca pasan de moda y por su extremada calidad, y diseño inconfundible, que podemos disfrutar en casa, tomando un café o en nuestra terraza por un precio más que razonable.